Gone, Baby, Gone

“Gone baby gone” (Adiós Peuqeña adiós) es el film con el que debuta el conocido actor Ben Affleck como director; además de haber escrito él , junto con Aaron Stockard el guión; una adaptación de la novela de Dennis Lehane’s del mismo título.

La trama se basa en la odisea que viven una pareja de jóvenes detectives, Kenzi y Angi al investigar la desaparición de una niña en su barrio. Al empezar a tratar el caso ambos entran en un espiral que les llevará a desvelar misterios que no esperaban descubrir, algunos que quizás hubiesen preferido no saber. La película muestra el eterno dilema entre el criterio sobre lo que está bien y lo que está mal. El planteamiento de los dilemas éticos, a los que se enfrentan los personajes, resultan interesantes, aunque a veces son expuestos demasiado directamente, sin dejar nada para la deducción del espectador, quitándole así mucho encanto. Sobran los tópicos y explícitas moralinas; diálogos que dicen lo mismo que vemos, sin subtexto alguno, dando la historia y lo que se aprende de ella sobre masticado.

El cada vez más popular Casy Affleck, hermano de Ben, realiza una buena interpretación del joven detective Patrick Kenzie, un ético y bondadoso personaje, fiel a sus principios, de los que por desgracia en la vida real quedan pocos. Sin embargo las actuaciones de Ed Harris y Morgan Freeman están un poco desaprovechadas.gone-baby-gone.jpg

Lo que no puedo dejar de comentar es la pobreza del personaje femenino, Angi Gennaro, la novia inocente del joven detective, interpretado por Michelle Monaghan. Aparece en el 90% de las escenas aportando en la mayoría poco o nada a la trama. Las pocas intervenciones que desarrolla dentro de la acción, como tirarse al agua para intentar salvar a la niña, podrían haber sido atribuidas directamente al personaje principal, Kenzie. Angi resulta un personaje plano, al que no llegamos a conocer realmente y que solo cobra sentido al plantear el gran dilema final, para plasmar una separación sentimental por la fuerza de los ideales, entre ella y Kenzi. Sin embargo su ruptura carece de emotividad, porque a lo largo de la película no se ha conseguido transmitir la pasión de esa relación.

Técnicamente es una película tan correcta como corriente; lo más atractivo, las escenas de acción; están bien llevadas, mantienen la tensión y son creíbles, Afleck no ha necesitado enormes explosiones, ni inverosímiles persecuciones o grandes efectos, para plasmar el miedo, el peligro o la crueldad.

Afleck ha acertado también al recrear con cierto costumbrismo el ambiente callejero y de barrio de los suburbios de Boston, gracias a esperpénticos personajes secundarios que retratan arquetipos marginales americanos. Aunque a veces resultan exagerados, no lo criticare por eso, ya que yo misma sé que la realidad supera con creces a la ficción.

Lo que no ha conseguido en mi opinión, es crear una pieza homogénea y cohesiva. La estructura es arriesgada y no ha funcionado muy bien, mezcla el narrador, con montage, con acción dramática, para plasmar el paso del tiempo y desarrollar la trama pero sin demasiada gracia, cortando y frenando bastante el ritmo.

En total es una combinación de algunas buenas escenas y algunos personajes interesantes, con una desorientante estructura y aburridos diálogos. Así que el sabor de boca que se te queda es ‘ni chicha, ni limoná’.

Se puede ver; y en la variedad de opiniones está la riqueza del gusto, pero no es una de esas películas que dejan huella.

Rebeca

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: